viernes, 12 de agosto de 2011

Me como a mí misma. En todos los aspectos, y estoy cansada de que el mundo sea totalmente deprimente para mí. Las cosas no están funcionando bien en mi cabeza y tampoco en mi entorno. Me tiene aburrida que mi vida sea siempre lo mismo, una rutina enferma y sin esquinas para detenerse a pensar. Ya estoy harta de mi, de mi histeria, de mis ataques. Harta de mi constante desconformismo aunque sea por causas comprensibles, también de no poder disfrutar nunca a pleno una buena noticia o una situación que me hace feliz. De preocuparme lo suficiente o de más, de ponerme tensa. De darme cuenta que se me pudre el alma. Harta de tener tantas limitaciones. Harta de mi pelo, de mi cara, de mi cuerpo, de mis dientes imperfectos y mis encías sangrantes, de mi piel seca, de mis piernas cortas y gordas... No me gusto, no me quiero y todo me queda mal. ¿Cómo puede uno estar feliz con el mundo en la vida, si no se está feliz con algo tan chiquitito e irrelevante como sí mismo? That's my problem.

1 comentario:

  1. ¡Eh! ¡Que uno mismo no es chiquitito ni irrelevante!
    ¡Nunca!
    Abrazo.

    ResponderEliminar

Forget it.

Protected by Copyscape DMCA Takedown Notice Infringement Search Tool